Información para tu salud > Noticias

Noticias

04 de mayo de 2012
Comer arándanos o fresas, dos frutas que tienen un alto contenido en flavonoides, parece reducir el declive cognitivo en los mayores, según un nuevo estudio publicado en Annals of Neurology. Sus resultados que el envejecimiento cognitivo podría verse retrasado hasta en 2,5 años en los ancianos que consumen mayores cantidades de alimentos ricos en flavonoides.

Se sabe que los flavonoides tienen un poderoso papel antioxidante y propiedades antiinflamatorias. Los expertos creen que el estrés y la inflamación contribuyen al deterioro cognitivo y que el aumento del consumo de flavonoides podría mitigar sus efectos nocivos. Sin embargo, algunos estudios previos sobre los efectos positivos de los flavonoides, en particular, sobre la antocianidinas, se han circunscrito a modelos animales o se han llevado a cabo en grupos muy reducidos de personas mayores; a pesar de ello, los resultados han mostrado que un mayor consumo de alimentos con estos compuestos mejoran la función cognitiva.

El equipo de investigación coordinado por Elizabeth Devore con el Hospital Brigham and Women y de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (EE.UU.) ha utilizado los datos del Nurses' Health Study, un estudio de cohorte realizado sobre 121.700 enfermeras con edades comprendidas entre los 30 y 55 años que completaron cuestionarios sobre salud y estilo de vida a partir de 1976. Desde 1980, loas participantes fueron entrevistadas cada cuatro años para determinar su frecuencia de consumo de alimentos. Entre 1995 y 2001 se valoró la función cognitiva en 16,010 mujeres mayores de 70 años, a intervalos de 2 años. Las incluidas en el presente estudio tenían una edad media de 74 años.

Arándanos y fresas

Los resultados muestran que el aumento del consumo de arándanos o de fresas parece desacelerar el deterioro cognitivo en las mujeres. Un mayor consumo de antocianidinas y flavonoides, señalan el trabajo, se asoció también con una disminución de la degeneración cognitiva. Los investigadores observaron además que las mujeres que tenían un mayor consumo de estos alimentos retrasaban su envejecimiento cognitivo hasta en 2,5 años. No o bstante, los autores advierten que no se puede descartar que hayan influido otros factores del estilo de vida, como hacer más ejercicio.

«Proporcionamos la primera evidencia epidemiológica de que las frutas pueden ralentizar la progresión de deterioro cognitivo en las mujeres de edad avanzada », explica Devore. «Nuestros hallazgos pueden tener importantes implicaciones en términos de salud pública».

Fuente: abc.es

Síguenos en