Información para tu salud > Entorno y Medio ambiente > Contaminacion Electromagnetica > El telefono movil: manual de uso alternativo

El teléfono móvil: manual de uso alternativo

Al utilizar su dispositivo BB, haga frecuentes pausas. Si experimenta cualquier molestia en cuello, hombros, brazos, muñecas, manos (incluyendo cualquier dedo), u otras partes del cuerpo cuando utiliza el dispositivo BB, detenga inmediatamente su uso. Si persiste la molestia, consulte con su médico”.

No, no se trata del prospecto de un medicamento, sencillamente se trata del manual de uso de mi teléfono móvil (una BlackBerry), pagina 18, cuarto párrafo. Y no es el único párrafo interesante de este manual. En la página 3 podemos leer textualmente lo siguiente: “Mantenga una distancia de 25 mm entre el dispositivo BB y su cuerpo cuando el dispositivo BB está transmitiendo”. Y en la página 23: “Utilice el dispositivo BB en áreas donde exista buena cobertura de señal inalámbrica”. Un poco más adelante, en la misma página: “Si está disponible, utilice la función de manos libres y mantenga el dispositivo BB al menos a 25 mm de su cuerpo (incluido el abdomen de mujeres embarazadas y la parte inferior del abdomen de adolescentes) cuando el dispositivo BB se activa y se conecta a la red inalámbrica”.
   
manual de uso del móvil
   
La verdad es que el manual de mi móvil no tiene desperdicio, por lo que os recomiendo que no dejéis de leer los manuales de vuestros dispositivos móviles, igual descubrimos que hasta hay advertencias sobre posibles riesgos al manejar un “inocente” teléfono móvil. Y dicho por escrito por el propio fabricante.

Como complemento a los manuales de fábrica y a la ausencia de recomendaciones por parte de las autoridades sanitarias, os indicaré unos simples consejos alternativos con los que podréis reducir considerablemente los niveles de exposición a las emisiones de vuestros teléfonos móviles. Espero que os sean de utilidad.

EL TELÉFONO MÓVIL: MANUAL DE USO ALTERNATIVO

Si reconocemos la llamada recibida, y sabemos que con unos pocos segundos o minutos podemos atenderla, no es necesario alargarla más de la cuenta. Por ejemplo, para contestar: “Ya estoy llegando”. O algo parecido. En este caso, no es muy importante tomar medidas especiales y podemos utilizar el teléfono tal y como lo hemos utilizado toda la vida. Directo a la oreja. Bueno, mejor a 25 mm de esta, no sea que…

Es importante no llevar siempre encima el teléfono, o sea, no llevarlo metido en los bolsillos de la camisa o del pantalón. Mejor llevarlo en un bolso o en una mochila, y dejarlo sobre una mesa cuando estamos en casa o en la oficina. En la recepción de una llamada la intensidad es muy alta, y de esta forma ponemos distancia entre el teléfono y nosotros mientras suena el tono de nuestro móvil.
   
móvil en el bolsillo
   
Cuando hay mala cobertura, el teléfono tiene que emitir con más intensidad para compensar la falta de cobertura de la antena más próxima. Esto nos somete a niveles más elevados, por lo que es importante que sepáis cómo se encuentra el nivel de cobertura de vuestro servicio móvil en el lugar desde donde vais a realizar la llamada.

El nivel de cobertura os lo indica vuestro propio dispositivo, pero también existen apps para móviles como Tawkon (http://tawkon.com/), una aplicación para android que mide la radiación emitida por vuestro teléfono móvil, lo que os puede ayudar a observar la calidad de la señal de forma muy intuitiva. Cuando el nivel de cobertura es bajo, antes de realizar una llamada, Tawkon os avisa haciendo aparecer en pantalla una advertencia de exposición elevada junto con la recomendación del uso de los auriculares o del modo sin manos de vuestro teléfono antes de descolgar, así tú elijes.

Además la app guarda la información del modo de uso del teléfono y de la duración de las conversaciones. Al final de la semana nos envía un informe por correo electrónico indicando de manera muy gráfica e intuitiva cuantos minutos hemos hablado esa semana, cuanto tiempo con baja y elevada exposición, cuanto tiempo con el teléfono directamente en la oreja, en modo sin manos, y con los auriculares u otros dispositivos como un manos libres de tipo retrophone.

Personalmente tener esta información me ha permitido observar cómo estaba utilizando realmente mi teléfono móvil, y no era como yo pensaba. La aplicación ha cambiado inconscientemente mi forma de utilizar el teléfono y a reducir de forma considerable mis niveles de exposición.

También podemos sustituir el número de llamadas por mensajes, SMS, WhatsApp u otra forma de mensajería electrónica. Así reducimos el tiempo de exposición a las emisiones con el teléfono pegado a la oreja.
   
móviles
   
Por suerte, este sistema de comunicación hoy en día es muy popular y prevalece sobre el modo tradicional de las conversaciones habladas que en ocasiones podían llegar a ser muy largas. No nos gusta estar solos, y las tarifas planas permiten conectividad continuada con quien sea en donde sea y en el momento que sea.

Siempre que realizamos una llamada, durante el establecimiento de ésta y hasta que nos descuelgan el teléfono, se generan campos muy intensos. Para evitar esta exposición, algunos fabricantes de teléfonos incluyen una función para ver en la pantalla del dispositivo si el receptor ya ha descolgado el teléfono, o no. De esta manera no hace falta tener el teléfono en la oreja durante el tiempo de espera (que en ocasiones puede ser largo). Esta medida permite que se reduzca de forma importante la radiación absorbida durante una llamada.

Si tenemos intimidad suficiente para mantener la conversación, bien porque estamos solos o porque hay confianza, o cuando por ejemplo llama la abuela para hablar con los nietos, siempre podemos utilizar el modo “manos libres” del móvil. En la intimidad es muy cómodo, y en familia resulta más participativo. Es muy importante que los niños no hablen directamente con el móvil en la oreja. Los estudios existentes indican que los niños tienen respuestas biológicas más rápidas y sensibles a las radiaciones electromagnéticas.

Y si de niños hablamos, también se puede utilizar un auricular retro, es gracioso y seguro. Y por qué no, los mayores también podemos tener uno sobre la mesa del despacho y usarlo durante el tiempo de oficina. O en casa para conversaciones largas con las amistades. Pero solo en casa o en la oficina, porque en la calle tiene que ser un poco incómodo llevar un trasto tan grande y además tan llamativo.
   
los adolescentes y los móviles
   
Y si nos gusta llamar la atención, la conversación va a ser larga, y además precisamos de intimidad, recomendaría el uso de unos auriculares con tubo de aire. Son como los auriculares del móvil convencionales pero con la particularidad de que evitamos poner bobinas e imanes dentro del oído. Ya que el campo que genera el teléfono en funcionamiento induce en el cable la circulación de corrientes, que a su vez genera campos en los auriculares que llevamos dentro del oído. Estos auriculares son una solución realmente completa. Al menos es la que yo utilizo habitualmente en la calle para escuchar música y hablar por teléfono. Existe una gran duda que siempre se plantea en cuanto a si es bueno o no cargar el teléfono móvil en la mesilla de noche mientras dormimos, ya que el cargador y el teléfono se encuentran muy cerca de las cabeceras y los campos que generan pueden afectar a nuestro descanso y a la salud futura.

Pues bien, hace algunos años los cargadores de los teléfonos móviles transformaban la corriente por una bobina, y consecuentemente generaban campos de baja frecuencia muy intensos a corta distancia, campos lo suficientemente elevados como para tratarse de un factor de riesgo, y claro, habréis leído y escuchado muchas veces que el cargador del teléfono móvil puede ser peligroso si está cerca de nuestra cama. Y así era, pero hoy en día esto es muy diferente, por suerte, para reducir su tamaño los cargadores incorporan transformadores electrónicos que generan campos tan débiles que apenas podemos detectarlos a unos pocos centímetros del cargador, consecuentemente hoy en día no resulta un problema cargar el teléfono móvil en la mesilla de noche, al menos por esta causa.

Otro asunto distinto es tener el teléfono móvil encendido en la mesilla de noche. Hoy en día los teléfonos inteligentes tienen múltiples actividades de emisión y recepción aunque no estemos hablando por teléfono. No sabemos en qué momento se están realizando actualizaciones y descargas de software de las múltiples aplicaciones que incorpora un Smartphone, sin olvidar las redes sociales, mensajerías, etc., etc.

No es buena idea dejar el teléfono en la mesilla de noche encendido mientras dormimos, siempre es mejor que se encuentre apagado, o en su defecto en modo avión para evitar recepción y emisión durante la noche. Y desde luego, no dormir nunca con el teléfono debajo de la almohada (ojo, sé de personas que duermen con el teléfono como si de un osito de peluche se tratase, parece que hace compañía).

Mientras dormimos no podemos hablar por teléfono, ni wasapear con los amigos. Así que si lo que queremos es usarlo sencillamente como despertador, el teléfono puede estar completamente apagado y aun así se activará él solito en el momento en el que hayáis programado la alarma para que os despierte. De verdad, el teléfono no tiene que estar encendido para que suene la alarma del despertador que hemos programado la noche anterior.

Estos simples cambios de hábitos pueden ayudar a bajar considerablemente los niveles de exposición acumulados en comparación con las inmisiones recibidas durante el uso habitual que solemos hacer de nuestros teléfonos móviles.

Sinceramente, espero no tener que enfrentar recomendaciones como las que aparecen en el manual de mi dispositivo móvil: 
“Si persiste la molestia, consulte con su médico”.

Síguenos en